Director General: José Walle Juárez Director Editorial: Alfredo Uvalle Garcia      

EDITORIALES

ANECDOTARIO

Fecha : 2018-01-22

Por POR JAVIER ROSALES ORTIZ


EPIGMENIO IBARRA PESA



Se oye mal hablar de si mismo, pero son insoportables las cosquillotas que hasta atormentan cuando sueltan en medio de tanto barullo electoral el nombre de un hombre que tuve muy cerca y que llegue a sentir por él admiración y respeto porque siempre hizo valer cada una de las letras de la palabra: PROFESIONAL.
Para desgracia de un México que requiere urgentemente alimentarse de personajes como él, de un mexicano que se perdió varios años en la oscuridad, hoy se sabe que regresa a un ring algo no muy diferente, porque de lejos y de cerquita se notaba que la política lo apasionaba, aunque en aquel entonces se movía en otro país: El Salvador.
Y como no recordar a un consagrado periodista corresponsal de guerra en ese conflictivo lugar centroamericano entre los años 80 y 90 con el que intercambié impresiones que me dejaban helado y que giraban en torno a las matanzas de insurgentes o rebeldes en aquel país que limita tan angosto con otros como si fuera una cintura de mujer.
A él lo empiezan a atacar los medios y mi intención, la verdad no es interceder a su favor, pero es de justos hablar de ese contacto tan estrecho que tuve con Epigmenio Ibarra Almada, quién fue corresponsal de guerra en El Salvador de la Agencia Mexicana de Noticias (NOTIMEX), donde figure como editor de información internacional en el turno nocturno.
Seguido, Epigmenio visitaba la sede de la agencia en el Distrito Federal y con videos en mano y vestido con chaleco nos regalaba unas lecciones sobre lo que era la guerra en aquella nación centroamericana, pero sobre todo la forma en que se movía en medio de helicópteros, soldados, insurgentes, armas y granadazos para que su trabajo fuera bien calificado, algo que siempre logro.
Tuve, el honor, de ser uno de Notimex que le correspondió revisar sus notas informativas que rebasaban la calidad, porque Epigmenio se metía hasta debajo de las piedras y luego veía de frente la crueldad de una guerra que se antojaba interminable.
Su grado de periodista era incuestionable y como persona me faltan palabras para definirlo, porque a pesar de todo reflejaba una tranquilidad que envidiamos siempre quienes estrechamos su mano.
La agencia contaba con más de 20 corresponsales a lo largo del mundo, pero él, Epigmenio, siempre se ubicó en el primer lugar por su certeza, por su arrojo, por su seriedad y porque le comía a todos las primicias informativas.
Y como no voy a envidiar la carrera de Epigmenio si estuve a punto de ocupar su lugar cuando dejo la corresponsalía en El Salvador, la cual se me escurrió entre los dedos como agua por estar casado, lo que al parecer para la agencia era un gran pecado, algo imperdonable.
Tal vez ese medio tuvo razón, porque una semana antes de que se me entregara la acreditación luego de exámenes sobre conocimientos informativos en Centroamérica derribaron el helicóptero en el que se movía Jesús Morín, en Nicaragua, y su familia no se despego de la agencia hasta que regreso con vida.
En mi lugar enviaron a una guapa mujer, quién asustada regreso al Distrito Federal en dos semanas. Tal vez pensó que El Salvador se parecía en algo a Cancún o Acapulco.
Me, perseguía, sin duda, la mala suerte, por eso renuncié a la agencia y camine hacia Tamaulipas, donde casi hoy se vive lo que en El Salvador de antaño.
Ya en nuestro país, Epigmenio le labro un rostro distinto al negocio telenovelero con aquella historia de “Mirada de mujer”, exitosa, realista e interesante, por eso fue nominada y reconocida por Tv y Novelas, El Heraldo, Arce y el Festival Internacional Viva en Tel-Aviv.
Hoy, según se sabe, Epigmenio es el Jefe de Propaganda del presidenciable de Morena, Andrés Manuel López Obrador, quién es seguro que no desperdiciara el talento, el arrojo y la seriedad de un personaje que ha sido calificado con varias palomitas en el lugar que pisa.
Vuelve, él, al escenario, y en serio que es un tipo de cuidado, porque la experiencia vale mucho, cuando de la izquierda, se habla.
Desde este modesto espacio Epigmenio suerte te deseo, sobre todo porque le vas a poner más sabor al caldito que con este frío todos devoramos.
Epigmenio Ibarra Almada, pesa.

Correo electrónico: tecnico.lobo1@gmail.com
 


Tu opinion es importante, déjanos tu comentario.





 
    

Siempre respeta las opiniones de los demás.
Periodico El Regio de Tamaulipas esta a favor de la libre expresión y el debate, pero rechazamos las ofensas, racismo, palabras altisonantes y comentarios inapropiados.
Todo comentario que no cumpla con estas sencillas normas sera eliminado y se bloqueara al usuario para que no pueda comentar.

Esta nota tiene 0 comentarios

 

Editoriales

Los comentarios como son.

Con nuestro grupo de colaboradores

Por Diógenes
DEJAR EL MERCANTILISMO Con la retirada de Margarita Zavala de la c...
Por Diógenes
Peligrosas confusiones del pueblo mexicano A lo largo de cien años, la retórica d...
Por Diógenes
Para Tina, con cariño -Con éxito y sin incidentes la VIII Edic...
Por Diógenes
¡¡¡Pasó el II Debate y todo igual!!! Lunes, 21 de mayo 2018 Usted no n...
Por Diógenes
López Obrador noquea a Anaya; Meade y sus "perame, perame" Parece mentira pero q...
Por Diógenes
Un asesino en la casa… El resultado de los estudios realizados da miedo, hay un...
Por Diógenes
“A rescatar el tejido social”, llama Ismael Para la reconstrucción del...
Por Diógenes
LA IMPORTANCIA DEL LENGUAJE POLITICO…. OSCAR ALMARAZ anda en campa...
Por Diógenes
LAS FUERZAS FEDERALES NUNCA SE HAN IDO DE TAMAULIPAS En las últimas horas, di...
Por Diógenes
MEXICO NECESITA UN BUEN PRESIDENTE,...
Por Diógenes
Mateo Vázquez conquista la zona Temporalera: Se compromete con familias a mejorar sis...
Por Diógenes
Parece mentira pero quién le dio al debate el picor, la pimienta y el relax que necesit...
Por Diógenes
Debate: ¿Qué esperamos hoy? Definitivamente, una gran parte de los mexicanos...
Por Diógenes
Realizó un amplio recorrido por los ejidos Francisco I Madero y El Carrizo JAUMA...
Por Diógenes
AQUÍ RÍO BRAVO “Los puso en su lugar”, me dijo riéndose mi sobrino RAÚL GARC...